Vélez cerró dos incorporaciones y va por un refuerzo ilusionante

Mauricio Pellegrino - Vélez

Vélez llegó a un acuerdo por y con Gabriel Florentín, Emanuel Insúa, y recientemente River aceptó la oferta realizada por Carlos Auzqui.

Luego de sellar la incorporación de Franco Díaz, Vélez sigue moviéndose para reforzar al equipo, y los nombres están más cerca que lejos. Ya cerró dos más y va por el cuarto refuerzo.

Empecemos por Gabriel Florentín. El futbolista viene de tener un gran año 2021, done jugó 31 partidos en Guaraní, marcando 13 goles y dando 8 asistencias. Es zurdo, jugó Copa Libertadores y está en la edad ideal para un jugador.

De no mediar inconvenientes, el club cerraría la operación abonando una suma de USD 600.000 por el 50% del pase, a Guaraní. Con el jugador ya está todo acordado y el domingo llegará al país.

También hay que agregar el caso de Emanuel Insúa, que está próximo a llegar también. El lateral izquierdo tiene todo acordado con el club, y solo resta que arregle su desvinculación del AEK Atenas, para llegar al Fortín.

Su llegada sería en busca de dar competencia a Francisco Ortega en el lateral izquierdo. Mientras que Florentín llegaría para seguir reforzando la mitad de la cancha, junto a Díaz.

En cuanto a Carlos Auzqui, el club recientemente la realizó una oferta formal a River, de unos USD 1.000.000 por el 100% del pase. En el día de ayer la propuesta fue aceptada, y ahora solo resta definir el contrato con al jugador, donde por ahora hay diferencias.

Además de estas informaciones, hay que sumar el deseo del club en seguir contando con Santiago Cáseres, quien ya finalizó su préstamo el 31 de Diciembre.

Si bien parecía imposible que desde Vélez hagan un esfuerzo por el jugador, luego de las numerosas bajas la dirigencia hará el esfuerzo, y buscarán la continuidad del canterano.

En las últimas horas, el club envió un ofrecimiento formal al Villarreal, por un préstamo de un año, con cargo y sin opción de compra. Se está a la espera de la respuesta. El cuadro español tiene como prioridad al Fortín, a la hora de negociar por el jugador.

Por Blas Delisio