Marcelo Gallardo: «Me voy a quedar en River hasta que no tenga nada para dar»

Marcelo Gallardo

Marcelo Gallardo habló luego de la victoria de su equipo frente a Rosario Central y manifestó sus sensaciones del partido y su futuro en el club.

Marcelo Gallardo expresó sus sensaciones tras la victoria de su equipo en diálogo con TNT Sports e indicó que siempre es bueno empezar a ganar para lo que viene. Además, manifestó su decisión de seguir en el Millonario hasta que ya no llegue a los jugadores y sienta que no tiene más nada para dar.

«Es para valorar la victoria. Después del fin de semana pasado, era injusto habernos ido de La Plata sin nada. Hoy no hubo fluidez, nos enfrentamos a un rival difícil”, y agregó: “La primera media hora fue un trámite parejo. El primer gol nos dio cierta tranquilidad. Con el segundo después de la expulsión del chico de Central con más control de juego y un hombre más, fuimos más precisos y terminó de darnos la victoria con mucha más tranquilidad, cosa que no nos pasó el fin de semana pasado”.

En relación al nuevo terreno de juego que estrenó River esta noche, el oriundo de Merlo, Provincia de Buenos Aires, apuntó que más allá del campo, su equipo fue un impreciso en el registro de pases: «Es una cancha que claramente cambia lo que veníamos acostumbrados. A medida que vaya pasando el tiempo, vamos a estar mejor creo”.

En cuanto a sus sensaciones, el entrenador se mostró orgulloso de poder ver como “su casa” evolucionó en cuanto infraestructura y calidad: “Agradezco el esfuerzo de la gente que acompaña una manera de ser y pensar. Que empuja hacia adelante. En eso estamos todos en el mismo barco y tratamos de tener un club mejor cada día. En una situación difícil de pandemia haber tenido la posibilidad de desarrollar el campo, nos pone muy bien. Sigue funcionando el centro de entrenamiento de Ezeiza, que nos llena de orgullo por su jerarquía. Me pone muy contento».

Del mismo modo, Gallardo habló en referencia a los refuerzos y al sistema de juego que él trata de imponer día a día en su equipo y aseguró que lo más importante es conseguir “jugadores con calidad técnica que posean ambición ofensiva y que, a la hora de perder la pelota, todos tengan que recuperarla”.

«Más allá del sistema, me interesa cómo nos disponemos para ocupar los espacios. Cuáles son los jugadores que se adaptan bien. Requiere gran vocación ofensiva. Lo importante es que entendamos que podemos adaptarnos a diferentes sistemas y la idea no va a cambiar. Mañana podemos jugar con dos centrales, dos laterales o un volante de juego más o tres delanteros. Debemos funcionar a medida que tengamos el control de juego, con una buena secuencia de pases. Será un desafío importante que los chicos que han llegado se acoplen lo más rápido posible a nuestras formas. Queremos dedicarle a eso también, acoplarse a medida que pasen los partidos», declaró el entrenador finalizado el partido en su nuevo Monumental.

Asimismo, el Muñeco se refirió Agustín Palavecino, el joven debutante de 24 años proveniente de Deportivo Cali, y afirmó: «Tiene buen pie y buena visión. Tendrá que adaptarse al ritmo del fútbol argentino. Tendrá que habituarse a la agresividad e intensidad. Es un chico muy inteligente. A medida que se vaya adaptando y sumando minutos responderá muy bien».

Por otro lado, el campeón de dos copas de Copas Libertadores con la institución como entrenador (2015 y 2018) se refirió a la frase “estar todos alineados”, y manifestó que se trata solo del deseo de seguir hacia adelante siendo competitivos.

“Para mí los lineamientos no tienen que ver sólo con dinero, sino con el deseo de seguir hacia adelante. La vara de River está muy alta. Hay una tendencia a bajar de forma natural. No quiero pasar el momento. Tengo el deseo y las ganas de seguir empujando, siendo la cabeza y que todos vayan por el mismo lado. Eso no nos va a garantizar que ganemos siempre, pero sí siendo competitivos como todos estos años. La idea es esa. Ese es el gran objetivo, el gran punto y la virtud. En la misma línea de enfoque y empuje hasta que tenga que ser», expresó.

Del mismo modo, Gallardo manifestó su opinión sobre hasta cuándo se puede llegar a esperar a un jugador para ver si logra responder o no en un equipo, e indicó que es esencial respetar el tiempo de adaptación del futbolista pero que, si no demuestra compromiso, hasta un cierto momento se lo acompaña.

«El fútbol, sobre todo en un club importante, no espera. El resultado y desempeños tienen que ser urgentes. Tengo la gran posibilidad de tener una continuidad de muchos años y, así y todo, ha sido difícil. Necesitás de la complicidad del futbolista, más allá de acompañarlo. Al que tiene deseo y ambición, lo acompaño, al que tiene potencial. Otros entrenadores no tienen esa posibilidad porque el fútbol es resultado y cuando no se consiguen se dejan llevar por la crítica y tienen que cambiar», sostuvo.

En la misma línea que el “estar todos alineados”, Gallardo habló en relación a su futuro en el club y expresó que cuando ya no le llegue a los jugadores y sienta que no tiene más nada para dar, ese día dará un paso al costado.

«Mi compromiso desde que llegué acá fue total. River es un club muy grande. Los resultados, tanto como los directivos, fueron acompañando y a uno eso le da confianza. El sentido de pertenencia es muy grande. Pasé más tiempo en este club que en otro lugar», destacó.

«Ver el crecimiento y la evolución en la dificultad, no sólo socio económica, hace que uno se sienta cada vez más a gusto. Trabajo y me siento feliz. Disfruto de lo que hago y vivo el día a día”, y agregó: “No sé hasta cuando voy a estar, más allá del vínculo contractual. Lo que hoy no parece cercano, tal vez mañana si. La vida misma te va marcando pautas». Con esas palabras, Gallardo aseguró que, como siempre, su continuidad depende de cómo se sienta él.

En cuanto a la debilidad de su equipo a la hora de defender las pelotas aéreas, El Muñeco aseguró que a todos los equipos le convierten de pelota parada y que no es algo que le genere mucha preocupación: “Nosotros sufrimos más porque nos llegan poco. Y cuando nos llegan, suele ser por esa vía. Por ahí nos toca sufrir con más exposición. Tenemos que defendernos mejor igualmente. El campeonato y partidos los perdés por detalles. Los tenemos que tener muy en cuenta».

Por último, el ex número 10 de River habló sobre la importancia de ese dorsal en esa institución, y aseguró que la decisión de darle ese número a Jorge Carrascal fue por su convicción y su manera de jugar: «En este club significa un montón. Lo elegí por su manera de jugar, su talento, calidez y cualidades. No le pesa jugar con ese número. Le pregunté si quería llevarlo. Me dijo si le parecía. Le dije ‘jugá y no lo pienses. Le queda bien, es muy talentoso».

Por Bruno Ronconi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *