Sin Facu Campazzo los Nuggets perdieron en la prórroga

Denver - Mavericks

Denver venía de contemplar un magnífico desempeño del base argentino pero contra los Mavericks no disputó ni un solo minuto y se vieron derrotados por 124-117.

Los dos últimos partidos en los que el argentino participó más de 10 minutos, su equipo ganó y así consiguieron una racha de dos partidos seguidos, siendo 3 los que ganaron en lo que va de la temporada.

En el primer parcial, los rivales ejecutaron una brillante acción defensiva para que los tiradores se sintieran incómodos a la hora de encarar al aro y así fallar, provocando un rebotes a favor. Tras estos yerros, el que supo marcar la diferencia fueron los de Denver manteniendo la diferencia de entre  6 y 10 puntos hasta el final del tercer cuarto.

En el tiempo definitorio Dallas prácticamente no fallaba y esa diferencia de 10 abajo se cambió por la ventaja del partido, que se iba intercambiando constantemente hasta estar dos arriba faltando 2 segundos, pero Jokic no dudó y anotó el doble con 3 décimas en el electrónico y llevaba esta disputa a la prórroga.

En las definiciones agónicas, los líderes destacan por arriba de todos, y Doncic lo demostró. Se puso el equipo al hombro, el ex compañero de Campazzo en el Real Madrid, marcando los puntos decisivos y sellando el 124-117.

Hay que destacar a dos monstruos de la anotación que mantuvieron la riña pareja hasta al final.

Uno de ellos es Nikola Jokic, que si bien en los dos primeros cuartos se vio muy errático por el bloqueo de sus rivales, fue fundamental para mantener la ventaja hasta el cuarto final, generando paredes con su compañero Murray (otro personaje importante). Anotó 38 puntos, 11 rebotes y 4 asistencias.

Por parte de Dallas, quien comandó la batalla fue Luka Doncic. Fue de menos a más, entrando en confianza con la compañía de Richardson, que participó cuando Luka no podía mantener su físico en pie, y a partir del  tercer cuarto nadie lo pudo parar, siendo la figura indiscutida con sus 38 puntos, nueve rebotes y 13 asistencias.

En este encuentro se esperaba ver el enfrentamiento entre el representante argentino y el número 77 de los Mavericks, pero el entrenador decidió que no ingrese porque el planteo de sus rivales fue dejar a los jugadores más altos en cancha y por la estatura de Campazzo la estrategia no iba a funcionar.

“Ellos jugaron con una formación grande, por lo que nosotros también”, fue el argumento de Michal Malone.

Por Juanba Echandi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *